El Club

Pumas ganaría la copa interamericana gracias a Gustavo Vargas, quien en la final contra el Club Nacional, anotara dos goles en el tercer partido que definiría al campeón de 1981 en los Ángeles California.

El plantel Auriazul lo conformaban auténticas estrellas, casos de Hugo Sánchez, Manuel Negrete, Ricardo Ferreti, José Luis López, Manuel Vargas y por su puesto Gustavo Vargas quien como mencionamos con anterioridad sería la figura de ese campeonato.

A punto de cumplir un año sin ser vencido en partidos internacionales, los dirigidos por “Bora” Milutinovic no la tenían nada sencilla. El duelo de ese partido sería entre Hugo Sánchez y Valdemar Victorino, goleadores de ambos cuadros. El jugador del Nacional tenía en sus botines 299 goles en su carrera como profesional del fútbol y por supuesto quería su gol 300, afortunadamente para la causa auriazul, no ocurrió en ese partido ya que Juan Mujica le daría descanso, participando sólo en el primer partido.

“El Niño de Oro”, se lucía en el primer partido anotando dos dianas, los Pumas ganarían ese partido tres goles contra uno, Ricardo Ferreti anotaría también en ese encuentro, por el Nacional, anotaría Espárrago al 57. Los charrúas regresaban dolidos a la hermana nación del Uruguay.

En el partido de vuelta en el estadio “Centenario” el Nacional se cobraría la afrenta con el mismo marcador en el Olímpico Universitario, el marcador quedaría tres goles contra uno, Gustavo Vargas se haría presente en el marcador, para evitar que los del Uruguay, se quedarán con la copa interamericana, el duelo tuvo que irse a un tercer partido que se jugaría en los Estados Unidos de Norte América, específicamente en los Ángeles California.

El tercer partido fue igualmente dramático, los charrúas se iban al frente en el marcador, pero Ricardo Ferreti ponía a la Universidad Nacional de nuevo en la pelea, fue entonces que el Héroe del partido surgiría, Gustavo Vargas prendió un esférico con la pierna derecha que se incrusto en las redes de la portería que cubría el arquero del Nacional y que le daría el título de campeón de la copa interamericana de 1981 a los Pumas, su primer título internacional.