PUMAS

¡Tus Colores Cada Día los Quiero Más!

LaUdeMéxico

Un Equipo que Nació Grande...

"Don Fernando Marcos"

El Club

La UNAM es heredera de la Real y Pontificia Universidad de México fundada en 1553. En 1929 la Universidad obtiene su estatuto de Autonomía y quedando establecida como la “Universidad Nacional Autónoma de México”. Sus aulas han formado grandes profesionales reconocidos y premiados a nivel mundial. Su función sustantiva es la Docencia, la Investigación y la Difusión de la Cultura. La UNAM es una de las mejores instituciones educativas del mundo y la mejor de Latinoamérica. Es un orgullo de México.

Además de sus importantes funciones académicas, la Universidad Nacional cuenta con actividades deportivas donde se han obtenido premios significativos a nivel nacional y mundial. Los Pumas, como se le conoce a todos los Deportistas Universitarios, han puesto el nombre de la UNAM en lo más alto de la gloria deportiva del país y del mundo entero.

Equipo de fútbol.

En el año de 1937, el Rector de la Universidad, Lic. Luis Chico Goerne solicitó que un equipo representativo de la Máxima Casa de Estudios fuera admitido para participar en la Liga Mayor de Fútbol del Distrito Federal. En aquellos días no se tenía una liga nacional; la liga del Distrito Federal estaba conformada por cinco equipos: El España, Asturias, América, Necaxa y Atlante. La solicitud fue rechazada y la liga aceptaría en su lugar al "Marte", célebre equipo ya ha desaparecido.

La Universidad Nacional no dejaría de luchar por obtener un lugar en la Liga Mayor de Fútbol. En 1940 Rodolfo Muñoz “Butch” preparó un equipo representativo de la Máxima Casa de Estudios conformado por jugadores de las distintas Escuelas y Facultades de la Institución. El Club de Fútbol Universidad Nacional se convirtió en animadora constante de las competiciones de torneos nacionales estudiantiles, lo que al final, sería un preludio de la aceptación en el profesionalismo.

En 1954, el Club Universidad fue aceptado en la Segunda División Nacional gracias al Rector Nabor Carrillo y al Ingeniero Guillermo Aguilar Álvarez. El 12 de Septiembre de ese mismo año, en Monterrey, los universitarios jugaron su primer partido en la División de Ascenso. Sin embargo, el camino fue arduo y después de tres años difíciles, el equipo pidió un permiso para ausentarse de la competencia durante un año, a fin de pasar por un proceso de restauración.

A partir de la temporada 1958-59, con el apoyo del Patronato de la UNAM, se colocaron las bases para la obtención del ansiado ascenso a Primera División Nacional, el cual sería obtenido el 9 de enero de 1962, ocho años después de haber sido aceptados en el profesionalismo venciendo al Cataluña de Torreón cinco goles contra Uno. Aquel triunfo en el estadio de CU fue señalado por Don Fernando Marcos, gran comentarista deportivo mexicano como "El nacimiento de un grande". El primer encuentro del Club Universidad Nacional en Primera División sería contra el equipo que a la postre se convertiría en su más acérrimo rival, el América. Perdieron aquella batalla dos goles contra cero.

Desde entonces los Pumas han obtenido varios Títulos Nacionales e Internacionales. Son el único equipo del continente Americano en haber ganado el Trofeo Santiago Bernabéu, logro obtenido jugando ante el equipo considerado por la FIFA como el mejor del siglo XX… el Real Madrid.

Con más de 50 años de estar en el Máximo Circuito del balompié Azteca, los Pumas son considerados como uno de los Cuatro Equipos Grandes del Fútbol Mexicano. Actualmente es el tercero en cuanto a popularidad se refiere y perfilándose para ser de los mejores en el rubro. Son considerados como la mejor cantera del país. Prácticamente todos los equipos que conforman la liga han tenido por lo menos un jugador surgido de las fuerzas básicas universitarias. El logotipo que portan en la playera y que su creador definió como "la perfección imperfecta" es de los más lindos e interesantes del fútbol mundial. Su casa, el Estadio Olímpico Universitario México 1968 considerado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. La afición es la más colorida, pasional y entregada de todo el balompié nacional. Siguen al equipo donde sea que vaya, defendiendo sus colores con la vida misma. El grito de batalla es único, retumba en cualquier estadio del país y jamás es opacado por la afición contraria.

Pumas es un equipo sui generis que le viene bien al fútbol nacional. El camino nunca ha sido fácil para los universitarios, al contrario, siempre han presentado dificultades en su andar. Es por ello que los logros obtenidos siempre han causado mucha satisfacción en sus seguidores. Germán Dehesa definió al seguidor del Universidad de la siguiente forma:

“Ser Puma es un acto de esperanza, es una profesión de fe, es una larga paciencia, un prolongado estoicismo entre unas cuantas alegrías, es un grito que se ahoga y, para ser peor, ser Puma es irrenunciable”.


COMENTARIOS...