LA OPINIÓN AZUL Y ORO | Apertura 2017
LaUdeM





El pésimo desempeño del plantel auriazul y su directiva arrastrado desde el torneo anterior, son las causantes de que una de las instituciones más importantes de México, sea objetivo de burlas por parte de las aficiones de otros equipos.

Francisco Palencia puede expresar “su verdad” a los medios de comunicación, pero siempre será mera fantasía. Si fuera sincero consigo mismo, se culparía por tener a Pumas en esta situación, renunciando de inmediato a la Dirección Técnica del equipo. Sin embargo, no tiene la vergüenza suficiente para hacerse a un lado. Él se siente tranquilo porque su Presidente lo “respalda”. Aunque él no sabe que ya está muerto en el Universidad. El olor a putrefacción comenzó a penetrar en los altos mandos de Pumas… sus horas están contadas.

Decíamos que Pumas arrastra la cobija desde el torneo pasado. Ares de Parga y compañía conociendo esto, planificaron mal esta temporada. Se fueron piezas importantes en defensa y ataque. Ares de Parga en su avaricia decidió no reforzar el equipo en donde más se requería, la defensa.

Las estadísticas no mienten, Pumas fue la peor defensiva del torneo anterior. El Presidente junto con Palencia, decidieron que jugadores de “Cantera” y unos cuantos “cartuchos quemados” serían la solución para el Apertura 2017. No tardó bastante la vida para ponerlos en su lugar. La pretemporada se encargó de desnudar la torpeza. Quisieron corregir ya comenzado el torneo, pero una vez más la vida les dio una bofetada con Gastón Silva.

Ares de Parga ha expresado a los cuatro vientos su deseo por ver resurgir a la “Cantera”, pero desde hace tiempo hay una infección maldita que no le permite a ésta regresar a lo que era antes. José Van Rankin es el claro ejemplo de lo pésimo que han trabajado esas fuerzas básicas que maravillaron a propios y extraños. Hoy, me duele decirlo pero es fábrica de porquería.

La camiseta de Pumas se abarató al mejor po$tor. Cualquier hijo de vecina puede portar la playera del Gran Puma Dorado. Hoy cualquiera puede ser parte del once titular de lo que fue una oncena de miedo. Hoy cualquiera puede ser un lateral derecho y cometer errores cada fin de semana y aun así ser titular la próxima semana.

Y así error tras error, Pumas se convierte en el hazme reír del torneo. Palencia seguirá montado en su macho y seguirá apostando por sus jugadores con$entidos. Seguirá viviendo en su mundo feliz y como un muerto viviente seguirá en pie hasta que por fin le corten la cabeza. Se terminó su sueño de convertirse en un gran estratega. Se pudo retirar a tiempo y dejar un bonito recuerdo en Pumas, pero ya es demasiado tarde, ahora es despreciado y sólo esperará la llegada del verdugo quien afila su hacha con ganas de usarla lo más pronto posible.

Ares de Parga sufrirá el mismo castigo. A diferencia de Palencia él aún puede rectificar porque su status se lo permite. Tiene dos semanas aun para contratar jugadores. Pumas necesita defensa y mediocampo. Es tiempo de abrir la cartera y dejar la avaricia a un lado o de plano seguir los pasos de su hoy, aún entrenador. ¿Qué decidirá el Presi?