Atlas y Pumas se enfrentaban en la fecha dos del torneo Apertura 2017 en una noche lluviosa en cancha del estadio Jalisco.

El partido comenzaba intenso y al minuto 1 Abraham González abría el marcador después de un gran pase de Néstor Calderón.

Atlas ofendido se iba con todo al frente buscando emparejar el marcador y al minuto 10 Bareíro lograba el empate después de un gran centro a balón parado de Clifford que Alfredo Sladivar no salió a cortar.

Pumas tomaba la iniciativa y al minuto 12 Nicolás Castillo quedaba sólo frente al portero y estrellaba su disparo en la humanidad de éste, quien de manera oportuna achicó su área. Atlas se salvaba.

Al minuto 15 Nicolás Castillo volvía a hacerse notar después de cobrar una falta. La semana pasada había marcado un golazo y ésta quería hacer lo propio; sin embargo, su disparo se fue por un costado de la portería del guardameta rojinegro.

El árbitro comenzaba a cometer errores infantiles, marcando faltas a destiempo y cobrando un penal en contra de Pumas cuando Alustiza había cometido la infracción. Afortunadamente el juez lateral corrigió al central para su fortuna.

Ambos cuadros comenzaban a disminuir la intensidad del juego y se iban al medio tiempo con el marcador empatado.

Para el segundo tiempo, Pumas mostraba iniciativa y Atlas esperaba al cuadro felino para contraatacarlo.

Atlas comenzaba a tomarle la medida a los laterales de Pumas, quienes hacían agua en sus respectivos senderos. Tanto Van Rankin como Mendoza se perdían y daban oportunidad a los delanteros atlistas para fustigar al Puma.

Al minuto 70 Matías Alustiza, en un gran centro de Rafael Márquez, le ganaba la posición a VanRankin y anotaba el segundo gol de Atlas. El jugador lateral de Pumas con una pésima marcación no pudo evitar que el “chavo” rematara a portería.

Pumas sin idea de juego sólo veía como el Atlas les movía la pelota de un lugar a otro y seguía arribando con peligro a la cabaña defendida por Saldivar. Palencia incapaz de reaccionar mandaba al terreno de juego sus modificaciones; sin embargo, el daño psicológico estaba hecho. Pumas no se levantaría y perdería su primer juego del Apertura 2017.

Pumas ahora visitará el “nido” de Coapa para enfrentar el clásico ante América. La paciencia de la nación auriazul comienza a agotarse en contra del entrenador que sólo espera una victoria para seguir confiando en el timonel o de contrario, darle la espalda y esperar a que la directiva auriazul lo remplace por alguien que pueda hacer jugar a los Pumas como su historia lo demanda.

COMENTARIOS...